Los reflejos primitivos son movimientos involuntarios controlados por la parte más primitiva del cerebro, que ayudan al bebé a sobrevivir y a desenvolverse en el nuevo mundo que le rodea. Estos reflejos, después del nacimiento, le ayudarán a aprender cosas nuevas e ir desarrollando y madurando su cerebro.

Si no se produce una estimulación adecuada, estos reflejos pueden no integrarse y no desaparecer su patrón, pudiendo deberse a muchas causas. Entre ellas podríamos incluir: un embarazo difícil o un parto con complicaciones; un desarrollo motor del niño demasiado rápido sin pasar por las diferentes etapas, como arrastre y gateo; otitis repetidas; hospitalización en edades muy tempranas; bronquiolitis repetidas o falta de exploración y experimentación del niño con el medio que le rodea.

La presencia de estos reflejos pone de manifiesto la existencia de una inmadurez neurológica, que se puede traducir en problemas de aprendizaje, inmadurez emocional, torpeza o inseguridad. Estos reflejos activos supondrán una barrera para el progreso y desarrollo del niño/a, ya que su cerebro se mantendrá trabajando con la parte más primitiva y le costará mucho avanzar y llevar a cabo algunas tareas complejas que requieran una participación total del cortex.

La integración de los reflejos y por tanto el aprendizaje posterior, se da gracias a la repetición de movimientos. Al principio espontáneos, más tarde voluntarios y finalmente automáticos. Por ello algunos de estos reflejos se pueden ir integrando con actividades habituales que todos los niños realizan o deberían realizar, como por ejemplo correr, saltar, jugar a la pelota, bailar, lanzar cosas, nadar, abrazar, explorar y así la secuencia antes descrita se da de forma natural, pero si no se produce pueden surgir dificultades como:

• Dificultades de aprendizaje
• Mala coordinación gruesa o fina, o con torpeza
• Poco equilibrio o coordinación
• Hipersensibilidad auditiva ocular o táctil
• Rigidez muscular
• Falta de atención
• Problemas de lectoescritura
• Se muerde las uñas
• Dislexia
• Pobre coordinación mano-ojo
• Malas posturas al escribir
• Problemas de lateralidad y movimientos cruzados
• Hiperactividad
• Enuresis (se hace pipí) y problemas para controlar esfínteres
• Parece que está en su mundo
• Se distrae fácilmente
• Problemas de atención y concentración
• Palabras entrecortadas, lenguaje pobre y tardío.
• Mareo por movimiento
• Problemas de comportamiento, muy introvertido y tímido o agresivo
• Problemas para aprender a dar la voltereta, saltar a la pata coja o montar en bicicleta
• Problemas de organización
• Hipersensibilidad a la luz, al tacto, a los estímulos visuales o kinestésicos
• Impulsividad
• Mala letra

En caso de que el niño presente varias o muchos de estos síntomas es importante realizar una evaluación de los reflejos primitivos activos. De esta manera el terapeuta de reflejos elaborará un programa de ejercicios que ayudarán a integrar los reflejos activos y así se consigue eliminar los síntomas anteriormente descritos y mejorar el rendimiento general del niño o la niña.

Si deseas más información puedes ponerte en contacto con nosotros

Cómo le decimos a nuestr@s hij@s que nos vamos a separar

Llevo varios meses con un tipo de llamadas a mi móvil o petición de consulta, que se repite de una forma extraordinariamente llamativa. Padres y madres que se van a separar y que no saben qué hacer o cómo hacer con sus hijos para que el proceso sea lo más suave y sano...

leer más

¿Qué son los Reflejos Primitivos?

Desde que un bebé comienza a desarrollarse en la barriga de su madre, va realizando movimientos automáticos que le ayudan a que su cerebro madure y de esta forma, vaya adquiriendo otros nuevos reflejos que le son necesarios para cada etapa inicial de su vida. Cuando...

leer más

A las puertas del Mindfulness…

¿Qué nos encontramos si ponemos un pie en el mundo del mindfulness? Nos podemos sorprender al encontrar un espacio para conocernos mejor, desde la aceptación y el no juicio, ya que se trata de cultivar, como si nos dedicáramos a la sutil tarea de cuidar un jardín,...

leer más
Share This

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar